Una de las visitas obligadas en Nueva York es El Empire State en Manhattan. Este que es uno de los edificios más icónicos del mundo, consta de 102 plantas y 443 metros de altura. La obra de este edificio empezó el 17 de marzo de 1930 y finalizó en el impresionante plazo de un año con 45 días. Eran tiempos de la Gran Depresión por lo cual los precios de los materiales estaban muy por debajo de su costo real. Esta obra no solo se construyó en poco tiempo, además se gastó menos de lo presupuestado: un total de 43 millones de dólares. Claro, una obra de esta magnitud no estaba exenta de riesgos. Cinco obreros murieron en accidentes durante la construcción de este edificio.

Aunque la construcción de El Empire State ocurrió hace más de 40 años, siempre existirá un riesgo o peligros independientemente del tamaño de la obra. Estamos propensos a lastimar los intereses de otros así como podemos causar daños también a nuestras pertenencias.  Ejemplos de esto es el caso de un automóvil o para efectos de construcción, el movimiento de una grúa o de una trascavadora.

¿Por qué adquirir un seguro de construcción?

Porque los seguros de construcción cubren los accidentes que ocurran durante la edificación de un inmueble.  Por un lado, al construir nos interesa que nuestros equipos y los materiales con los que construimos sirvan para los efectos que se persiguen; por otro lado nos interesa no dañar ni personas, ni los bienes de terceros (por ejemplo la caída de una barda encima de un coche o de alguna persona) pero si esto ocurre, el seguro responderá por los mismos.

Al construir un inmueble ya sea una casa, un edificio, una bodega, una nave industrial o hasta una sola pared, estamos corriendo el riesgo de que se produzca un accidente.  Cuando esto ocurre y se causa un daño, podemos hacer frente a este gasto usando nuestro propio dinero.  Así mismo tenemos la opción de transferir los riesgos a través de un seguro que elimine o al menos reduzca nuestra posibilidad de vernos en la necesidad de reparar el daño.  Independientemente de que sea una constructora profesional, un “maestro albañil” o uno mismo, la contratación de un seguro de construcción será un respaldo en caso de alguna eventualidad durante la edificación.

¿Qué cubre el seguro para daños a la obra de construcción?

El seguro para construcción también llamado seguro para daños a la obra o seguro todo riesgo para contratistas, tiene como función cubrir accidentes por fenómenos naturales, accidentes y fallas humanas durante la edificación.

Esta póliza cubre el costo de reposición del inmueble (sin contar el valor del terreno que no se puede asegurar puesto que sin importar lo que pase, este queda en el mismo lugar) debido a los siguientes riesgos meteorológicos:

    • lluvia en exceso o huracán;seguros-de-construcción-mexico
    • granizo;
    • inundación;
    • hundimiento del terreno;
    • bajadas de agua;
    • maremoto;
    • tsunami y vientos tempestuosos;
    • temblor;
    • erupción volcánica;
  • incendio;
  • rayo;
  • robo;
  • caida de aviones u objetos;
  • impacto de vehiculos a la obra;
  • daños por humo, etc.

Pero también el seguro de construcción aplica debido a fallas humanas como la mala ejecución de la obra.  Algunas situaciones pueden ser: una grúa que se voltea, el bulldozer se queda sin frenos y daña la obra; se cae una pared por falta de soporte…

Adicionalmente, los seguros de construcción puede extenderse a cubrir los daños causados a terceras personas.  Un detalle que no hay que olvidar es que los trabajadores al servicio del contratista o constructor no quedan cubiertos por este seguro puesto que estos deben estar asegurados por la ley del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).  Sin embargo, el seguro puede cubrir a vecinos o transeúntes (es decir, personas que no tienen nada que ver con la obra) tanto en sus personas como lesiones o incluso la muerte así como también en sus bienes si por algún accidente se les causa algún daño durante la construcción si se contrata la cobertura de responsabilidad civil.

Cuando se contrata una póliza para daños, algunas aseguradoras se extienden a cubrir el equipo, la maquinaria y la herramienta utilizada para los fines de la construcción.   En otros casos, hay aseguradoras que requieren una póliza por separado para esto.

Hay exclusiones muy importantes en los seguros de construcción como negligencia obvia.  Un ejemplo de esto es si un niño sin preparación maneja una grúa de 30 toneladas y causa daños.  Otra exclusión muy importante es cuando la falla que causa el accidente es por motivos de errores en el diseño arquitectónico pero aun así esto puede cubrirse mediante endosos especiales.

¿Cómo conseguir una protección completa en los seguros de construcción?

En conclusión, el seguro de construcción cubre accidentes o fallas humanas que afecten la obra únicamente.

Para agregar protección a la obra de construcción, se pueden contratar los siguientes seguros:

  • Seguro de equipo para contratistas
  • Seguro de responsabilidad civil para contratistas
  • Seguro de montaje

O bien, se puede contratar una sola póliza llamada Seguro todo riesgo para contratistas que engloba todo lo anterior.

Consúltanos, te asesoramos sobre el seguro que se adecúe a tus necesidades.

¿Quieres que te marquemos? Déjanos un comentario.

También te puede interesar:

Qué cubre el Seguro contra todo riesgo para Industria   |   Seguros de daños para personas y empresas   |   Un seguro de incendio para su bienestar   |   Un seguro multirriesgo empresarial para toda necesidad  |   Qué es el seguro de responsabilidad civil y cómo funciona